Saltar al contenido

Disfraces caseros Halloween: un look DIY «de miedo» para la noche de Halloween

En busca de disfraces caseros de Halloween

¿Presupuesto limitado para Halloween? ¡No hay problema! Nada puede impedir que disfrutes de la noche más terrorífica del año como se merece, así que hoy vamos a darte varias ideas para hacerte un chulísimo disfraz de Halloween sin que tengas que gastar mucho dinero en ello. Lo puedes hacer todo tú mismo o darle alguna nueva utilidad a un disfraz que ya tengas por casa. De lo que se trata es de darle al coco y de pasarlo bien, así que vamos con una buena ración de disfraces caseros de Halloween.

Disfraz de esqueleto

Para prepararlo necesitas una camiseta blanca y una negra. Ponte una encima de la otra y haz cortes de manera que parezcan las costillas. Puedes guiarte por una plantilla o hacerlo a mano alzada si eres mañoso con las tijeras. Añade un maquillaje en tonos blancos y negros y unos accesorios de esqueletos  y listo para triunfar.



Disfraz de zombie

Otra idea para disfraces DIY de Halloween consiste en manchar cualquier tipo de prenda que vayas a ponerte con pintura roja que simule sangre, hacerle unos jirones… y tus andares de zombie harán el resto. También puedes utilizar algún disfraz que tengas por casa y sepas que no vas a utilizar más, hacerle unos rotos y ponerle sangre falsa, porque cualquier profesión vale para ser zombie. Eso si, lo más importante es un buen maquillaje dezombie, aunque si no tienes tiempo ni mucho arte para ello siempre puedes colocarte una horripilante máscara o alguna prótesis de caracterización y algunas heridas como estas.



Disfraz de fantasma

Anda que te lo estamos poniendo difícil, ¿verdad? Coge esa tela vieja que siempre ves por casa, póntela por la cabeza ¡y ya estás disfrazado! ¿Hay algo más rápido y barato? Acuérdate de hacer unos agujeros en los ojos para ver todo lo que se cuece.


Pero si en vez de ser un fantasma lo que quieres es atrapar uno… siempre puedes ponerte uno de estos disfraces de Cazafantasmas.

Carrie

Personaje de terror por excelencia. Te puedes convertir en una auténtica Carrie de una forma rapidísima: solo necesitas un vestido (eso si, luego no te dé pena tirar), sangre falsa y una tiara para darle un toque especial.


Miércoles Addams

Mira qué fácil es este disfraz casero para Halloween. Hazte unas trenzas (si tienes el pelo largo, si no tocará tirar de peluca), ponte un pantalón y jersey negro (o un vestido) con una camisa blanca debajo, y maquíllate con el rostro blanco y los ojos y los labios negros. Ah, y recuerda: nada de sonreír.



Momia

Si hablamos de disfraces DIY para Halloween no nos podemos olvidar de las momias y es que esta idea nos saca de cualquier apuro. Forma más barata: dale vida a tu papel higiénico. Eso sí, es muy delicado y seguramente no te va a durar mucho rato. Forma menos barata y más resistente: compra vendas. En cualquier caso, el gasto será mínimo y enseguida estarás disfrazado. Ponte debajo ropa blanca y enrollate con el material que elijas. Pinta unas ojeras, pon unas manchas por tu ropa… ¡ya estás listo!


¿Ya tienes claro cuál de estos disfraces caseros de Halloween vas preparar para el próximo 31 de octubre? Como ves no vas a tardar nada en tenerlo listo y puedes complementarlo con accesorios y maquillaje para diseñar el atuendo completo. De lo que se trata es de divertirse, ¡y eso seguro que lo consigues!

Have Fun!