Saltar al contenido

Cómo hacer un disfraz de Harry Potter casero

Sabemos que te encantan los hechizos y que, como buen «potterhead», te encantaría poder decir «Alohomora!» para abrir la puerta de casa sin tener que sacar las llaves del bolsillo. Pero admitámoslo, eres «muggle» y tienes dificultades con la magia. No pasa nada, te vamos a contar en este post cómo hacer un disfraz de Harry Potter  casero para que te sientas un pasito más cerca de ser admitido en Hogwarts.

¿Qué necesitas para un disfraz casero de Harry Potter?

Si tienes una fiesta de disfraces en tu agenda pero no tu presupuesto es limitado aquí te damos algunos consejos para hacerte tu propio disfraz de Harry Potter.

Para la túnica, necesitarás una capa negra con capucha (incluso puedes utilizar una bolsa de basura abierta si no tienes una capa y añadirle tú mismo la capucha pegándola a la bolsa) a la que le coseremos (o pegaremos) en la parte frontal el escudo de Gryffindor o de la casa de tu elección. Si no recuerdas cuáles son los escudos de las casas, te los recordamos: en león en Gryffindor, una serpiente en Slytherin, un águila en Ravenclaw y un tejón en Hufflepuff.

Aunque la túnica es lo fundamental del uniforme, necesitarás completar tu look de alumno de Hogwarts. Tendrás que hacerte con unos pantalones de vestir de color negro o gris oscuro y una camisa blanca. Las chicas, si lo prefieren pueden llevar falda plisada negra o gris con medias o calcetín alto. Incluso puedes añadir un jersey o un chaleco de punto negro o gris con cuello de pico. No es necesario, pero le dará a tu uniforme el toque de escuela «tan privada y selecta» que es Hogwarts. Y así ya tendrás los básicos de tu disfraz casero de Harry Potter.

Accesorios para un disfraz de Harry Potter barato

Pero para convertirte en el mago más famoso del mundo mágico, necesitarás completar tu disfraz con alguno de estos característicos accesorios de Harry Potter.

Bufanda de Harry Potter

No puede falta en tu uniforme de Hogwarts la bufanda de tu casa: granate y amarillo para Gryffindor, verde y gris para Slytherin, azul y gris para Ravenclaw y amarillo y negro para Hufflepuff.

Si no tienes una de estas bufandas de Harry Potter, siempre puedes hacerte con una bufanda de uno de los colores predominantes (granate o rojo, verde, azul y amarillo) y con pintura de tela dibujarle las rayas del color complementario correspondiente de tu casa. Para darle el toque definitivo, aunque no es obligatorio, puedes añadir el mismo escudo que hayas empleado para la túnica.

Varita de Harry Potter

La varita mágica es esencial en cualquier disfraz de mago, y tu disfraz de Harry Potter casero no es ninguna excepción. Dependiendo del personaje del que quieras disfrazarte tu varita tendrá una forma u otra. Por ejemplo, la varita de Harry Potter tiene esta apariencia:

Sin embargo, la varita de saúco, la de Dumbledore es mucho más sofisticada y tiene un diseño diferente.

Con las varitas de Hermione, Voldemort o Ron ocurre lo mismo. Cada una es única y diferente. Recuerda, como dice Ollivanders, que «la varita elige al mago».

Una vez sepas cómo es la varita que quieres, solo queda saber cómo hacer una varita de Harry Potter. Si eres un verdadero manitas, puedes utilizar un palo de unos 40cm, que es la longitud aproximada de la varita de Harry Potter, y tallarlo un poco para darle algo de forma. Pero si lo de tallar la madera no es lo tuyo, aquí tienes un tutorial que te muestra cómo hacer una varita de Harry Potter casera de una manera sencilla. No será lo mismo que tener la varita original, pero seguro que queda genial con tu disfraz de Harry Potter casero.

Corbata de Harry Potter

La corbata es otro elemento característico del uniforme de Hogwarts y al igual que la túnica o la bufanda, van personalizadas con los colores y el escudo de la casa a la que quieras pertenecer.

Si no tienes oportunidad de hacerte con las corbatas de Harry Potter originales, puedes hacerte la tuya de manera casera igual que hemos anticipado con las bufandas: elige una corbata del color principal de tu casa y píntale las rayas del color secundario con pintura de tela. Aunque aquí el escudo se verá menos que en la túnica o en la bufanda, también puedes añadirlo en la punta de la corbata.

Cicatriz y las gafas redondas de Harry Potter

Y si con los accesorios anteriores ya habrías completado tu uniforme de Harry Potter, existe algún elemento más… que es fundamental para tu disfraz de Harry Potter.
El primero de ellos es la cicatriz de Harry Potter. Es lo más característico del personaje, porque es la única persona del mundo con una cicatriz de esas características: en la parte central de la frente y con forma de rayo. Puedes dibujarla con un perfilador de labios con un color suave y difuminar ligeramente para que no se vea muy marcada.

Tampoco debes olvidar las gafas redondas de Harry Potter. Esas que siempre se le rompen y que su amiga Hermione repara con un simple gesto de su varita y un «Oculus Reparo!»

¿Cómo hacer un disfraz casero de Hermione Granger?

Pero si tu personaje favorito de la saga no es Harry Potter, si no Hermione Granger (admitámoslo, sin Hermione, Harry habría muerto en el primer libro 🙊), presta atención porque te vamos a contar cómo hacer un disfraz de Hermione casero.

Previamente te hemos explicado cómo hacer tu uniforme de Hogwarts y los complementos que necesitas para convertirte en alumno de Hogwarts: túnica, corbata y bufanda. Pero si hay algo que caracteriza a Hermione, además de su inteligencia, es su abundante melena rizada y, en ocasiones, de aspecto algo desaliñado. Esto será el toque definitivo de tu disfraz de Hermione. Si no tienes el pelo largo te resultará complicado peinarte como Hermione, así que tendrás que hacerte con una peluca a la que tendrás que rizar el pelo y cardárselo ligeramente. O también puedes hacerte con una peluca de Hermione como esta:

Recuerda que, a diferencia de sus compañeras, Hermione es una joven que se preocupa más por los estudios que por mantener una apariencia constantemente cuidada, por lo que si vas a maquillarte para parecerte al personaje no debes excederte, debe ser un maquillaje natural.
Como colofón, puedes añadir un collar similar al «giratiempos» que luce el personaje en «El Prisionero de Azkaban», con el que consigue retroceder en el tiempo, que tiene un pequeño reloj de arena en el centro.

Y, por supuesto, su varita mágica: hecha de vid y con núcleo de fibra de corazón de dragón. Esta que te mostramos no es capaz de hacer levitar una pluma cuando dices «Wingardium Levioooosa!», pero tiene luz en la punta.

Otros disfraces caseros de Harry Potter

Disfraz de Quidditch

Si prefieres cambiar el uniforme de Hogwarts por la equipación de quidditch, en vez de una capa negra, necesitarás una capa roja. Y, bajo ella, en vez de pantalón de vestir y camisa blanca, te recomendamos unos pantalones de chandal de color negro y un jersey rojo. ¡Importante! En la espalda de tu capa, tendrás que pintar en color amarillo el número 7 y añadir «POTTER», si quieres que todos sepan que eres tú quien encuentra la snitch dorada.

Y hablando de snitch, la snitch es un accesorio fundamental para un disfraz de quidditch. Puedes hacerte con una como esta o crear tu propia snitch con una pequeña pelota, pintarla de dorado y pegarle dos plumitas.

Por supuesto, no podrás ir en busca de la snitch sin una buena escoba voladora. Y, como todo el mundo sabe, las mejores son la «Nimbus 2000» y la «Saeta de Fuego». Si no cuentas con una Nimbus 2000 original, puedes hacerte con una escoba (de fibra natural, más rústicas) y atarle unas cuerdas pintándolas de dorado, para simular los aros dorados de la escoba de Harry Potter.

Disfraz de Prisionero de Azkaban

Otro disfraz de Harry Potter casero y muy barato, es el de Prisionero de Azkaban de Sirius Black. Utiliza un cartón pluma y recorta un cuadrado para poder meter parte de cuerpo dentro. Píntalo con las letras «Has visto a este mago’?» justo encima del hueco que has recortado. Haz con cartulina un cartel con el número de preso de Sirius en Azkaban: XY390. Y en cuanto a tu aspecto… despéinate (o utiliza una peluca despeinada) y mánchate un poco los dientes. Eso debería ser suficiente. Pero si quieres parecerte todavía más a Sirius, ponte un traje de preso o incluso ropa vieja y raída y todo el mundo te reconocerá como un preso fugado de la cárcel mágica.

Esperamos haberte ayudado con tu disfraz casero de Harry Potter. Seguro que eres el mejor disfrazado de la fiesta y los dejas a todo «Petrificus Totalus!».

Have fun!